Razones para descubrir el alma de Córdoba, sus sabores y leyendas

By Brida - 23 febrero

Córdoba es una ciudad para dejarse sorprender.  Llegamos en tren a las 10:20 hrs, nos pilló el frío de la mañana que se fue desvaneciendo con la radiante puesta de sol.  Teníamos un itinerario bien definido, ya que la idea era aprovechar el tiempo al máximo.


Aunque la distancia de la estación de trenes al centro era relativamente corta, decidimos tomar un autobús y luego caminar hasta nuestro hotel para dejar la maleta.  La ciudad nos pareció pequeña y a la vez bonita para andar.  Como habíamos desayunado muy temprano en Málaga, nos provocó un dulcito e hicimos una pequeña parada en un café.  Compartimos un trozo de pastel de hojaldre, relleno de manzanas melosas.  Estuvo rico.  Olvidé el nombre del sitio, pero está ubicado muy cerca de la Puerta de Almodóvar.

Puerta de Almodóvar
Muralla

Pastel cordobés
Para este viaje decidimos buscar un hotel en TripAdvisor y así llegamos al Hotel Don Paula.  A pesar de que no es muy conocido por los lugareños, tiene más de 500 opiniones en TripAdvisor y ocupa el lugar #3 de 70 hoteles.  Se trata de la casa de Rocío y Paco, transformada en un cómodo hotel de 10 habitaciones súper amplias, limpias y con baño privado.  Nos gustó por la ubicación y por el precio.  El dato curioso es que no ofrecen desayuno y es de esperarse, ya que todo el mantenimiento y administración del hotel está a cargo de Paco, Rocío y sus hijos.  La noche nos costó 47 Euros.

Tan pronto dejamos nuestro equipaje, caminamos por la Judería entre aromas y colores, compramos turrones, subimos por 1 Euro por persona al mirador de la Puerta del Puente y recorrimos el Puente Romano, atravesando el Río Guadalquivir.  No entramos a la Torre de la Calahorra.  Vimos el Monumento de San Rafael, quien es el custodio de Córdoba desde la Edad Media y cerca del mediodía volvimos al centro histórico en búsqueda de la Taberna Luque ubicada en la calle Blanco Belmonte.  Queríamos degustar un buen almuerzo cordobés, así que decidimos visitar este acogedor rinconcillo que es el restaurante #1 de Córdoba según TripAdvisor.

Judería
Judería

Turrón en preparación

Judería
La Puerta del Puente

San Rafael en el Puente Romano

Taberna Luque

El sitio es encantador.  Tiene mesas adentro y una terraza bien simpática que da a la calle.  Es atendido por sus dueños, Antonio y Mari, quienes cocinan, sirven y hacen de todo en el restaurante (me quedó la impresión de que los cordobeses son muy trabajadores).  Le indicamos a Antonio que necesitábamos comer rápido porque compramos entradas para la Torre Campanario de la Catedral y la visita empezaba a las 13:30 hrs.  Así que se esmeró con un servicio impecable y rápido.  Nos trajo un abrebocas por la casa que consistía en rueditas de tomate, con queso, membrillo y un chorrito de aceite de oliva.  Me fascinó la combinación.  Pedimos de entrada media ración de Jamón Ibérico de Bellota, Emil pidió unos Langostinos Sanlucar y yo un Solomillo de ternera con vegetales. La carne estaba en su punto y tenía una capa crocante de sal marina que realzaba su sabor.  De tomar, pedimos dos copas de sangría.  Me atrevería a decir que la mejor que probé en mi viaje a España, con trozos de frutas dulces y súper refrescante.  ¿La cuenta? 49,70 Euros.  Lo recomiendo con los ojos cerrados.

Taberna Luque
Taberna Luque
Jamón de Bellota
Solomillo de ternera

Langostinos Sanlucar

Acabados de comer, literalmente corrimos hasta la Catedral (cuando compramos la entrada, el muchacho nos dijo que teníamos que ser puntuales) e iniciamos la visita un par de minutos después de la hora.  El valor de la entrada fue de 2 Euros por persona.  La torre del campanario tiene 40 metros de altura, lo que equivale a un edificio de 12 pisos.  Se aprecia una vista muy bonita de la ciudad y de la Mezquita Catedral.

La Torre del Campanario
Vista desde el campanario
Luego visitamos el Alcázar de los Reyes Cristianos, con sus impresionantes jardines y caminos de agua.  La entrada costó 4,50 Euros por persona.  Recomiendo subir a la Torre de Los Leones, está incluida en la entrada y se aprecian vistas muy lindas de la ciudad.
Alcázar de los Reyes Cristianos

Alcázar de los Reyes Cristianos

Alcázar de los Reyes Cristianos

Torre de los Leones
Vista desde la Torre de los Leones
Vista del puente romano desde la Torre de Los Leones
Seguimos caminando por las misteriosas callejuelas del centro, pasamos por el Mercado Artesanal Zoco y nos detuvimos en Caravasar de Qurtuba luego de leer un sugestivo texto colgado en una pizarra que decía "¡Entra viajero! Aquí encontrarás reposo.  Este es tu oasis.  Relájate con el murmullo del agua... Saborea la historia.  Respira tu herencia.  ¡Entra viajero! Y descansa...".  ¿A quién no le provoca un  té luego de leer esas palabras? Pedimos un Atardecer en Marrakech y un Capricho Córdoba.  Nos enseñaron a servir el té, sujetando con mucho cuidado la tetera caliente y dejando caer el chorro de té desde bien alto para oxigenar el líquido y enfriarlo a la vez.  Los dos tés estuvieron muy buenos.  ¿La cuenta? 7,80 Euros.

Patio cordobés

La hora del té

Caminamos rápidamente al hotel a refrescarnos y a intentar cargar la batería de mi cámara, ya que habíamos reservado con la gente de Free Tours para el recorrido Barrios de Leyenda a las 17:00 hrs. Aunque aparentemente hubo una confusión con la reserva, aprovechamos la demora de nuestro guía para conocer los alrededores de la Plaza de las Tendillas y curiosear en el mercadillo de Navidad.  Nos comimos unas crepes con nutella y tomamos algunas fotos.

Mercadillo de Navidad
El pequeño pote de Nutella
Alrededores de las Tendillas
Una vez Rafa llegó, iniciamos un recorrido muy interesante.  Vimos la otra cara de la ciudad, que no caminamos durante el día.  Escuchamos con atención cada una de las leyendas que aguardan lugares emblemáticos como el Palacio de Orive, donde dicen que aún se escuchan los gritos de una joven víctima de una maldición gitana.  Lo curioso es que en todas las casas que ven la fachada de este Palacio está colgado un cartel de "se vende". Al parecer, nadie quiere ser testigo de los lamentos que guarda esa leyenda.

Palacio de Orive

Palacio de Viana
Estuvimos en el Palacio de Viana, caminamos por el Barrio de Santa Marina, vimos la Torre Malmuerta, descubrimos la promesa del Cristo de los Faroles y conocimos el galardonado Patio de la Calle Marroquíes que ha ocupado los primeros lugares del concurso popular de patios cordobeses desde el año 1988, incluyendo la mención de honor en el 2014.  Es una "vecindad" donde todos colaboran con el ritual de mantenimiento de las flores.  Aunque el mes más colorido es Mayo, en Diciembre casi todos los patios tienen flores de papagayo o maticas de Navidad.

Cristo de los faroles
Una vez terminado el tour, salimos en una carrera a la Catedral.  Habíamos comprado entradas en El Corte Inglés para la visita nocturna llamada "El Alma de Córdoba".  Pagamos 18 Euros por persona.  Fue la mejor visita guiada que disfruté en España, incluso muchísimo mejor (salvo la importancia emocional que tuvo para mi) que La Alhambra.  Es una "exquisita exaltación de lo divino", conjuga voces con poesía, luces y efectos en perfecta armonía capaces de mover "la llama interior" de cualquier persona.  La experiencia fue indescriptible.  No permiten tomar fotos y me parece genial, porque te adentras en su intimidad y te sumerges en una vivencia inolvidable.

Luego nos fuimos a disfrutar de un espectáculo flamenco en el Tablao Arte y Sabores de Córdoba.  Habíamos reservado por teléfono y para nuestra suerte, nos asignaron una mesa justo frente a los artistas.  Nuestra reserva incluía tapas y bebidas por la casa.  Nos sirvieron un salmorejo cordobés, unas lonchas de queso manchego y jamón serrano, tortilla de papa, pastel cordobés y varias jarras de sangría.  Los bailaores Laureana y Richard derrochaban pasión y energía, mientras que Paco cantaba y Rafa tocaba la guitarra.  Nos gustó mucho el ambiente, está ubicado en el corazón del barrio de la Judería y era un antiguo baño árabe, con muy buena acústica, buen servicio y un excelente show.  Me gustó más que el de Jardines de Zoraya en Granada.

Tablao flamenco Arte y Sabores de Córdoba

Tablao flamenco Arte y Sabores de Córdoba

Tablao flamenco Arte y Sabores de Córdoba

Al día siguiente, quisimos volver a la Catedral para poder tomar fotos.  Así que hicimos el check-out en el hotel y compramos entradas por 8 Euros por persona para la visita diurna.  "Desde el albor de la humanidad, el hombre ha sentido el misterio de Dios.  Una emoción íntima y trascendente, común a todas las culturas, que ha impulsado a los hombres a crear espacios sagrados.  Entre ellos, destaca sobremanera la antigua Gran Mezquita de Al-Andalus, hoy Catedral de Córdoba".  Hicimos el recorrido por nuestra cuenta y al terminar, corrimos a la Plaza de las Tendillas donde nos encontraríamos con Álvaro, quien sería nuestro guía del Tour Gratis de Córdoba.

Catedral
Inscripciones del Corán en oro

Majestuosidad de la Catedral

Majestuosidad de la Catedral

La nobleza de sus materiales

Un paseo muy divertido donde aprendimos interesantes anécdotas sobre Las Tendillas, viajamos en el tiempo en el Templo Romano, evocamos recuerdos de la Plaza Mayor de Madrid en Las Correderas, estuvimos en la Plaza del Potro, pasamos por la Calle Cabezas, anduvimos por la Calleja de las flores y cuando llegamos a la Mezquita, abandonamos el tour para buscar nuestra maleta en el hotel y caminar a la estación del tren.

Plaza Tendillas

Templo Romano

Calle de las cabezas
Calleja de las flores
Plaza de las Correderas

Plaza del Potro

Una ciudad "con duende", una visita obligada para los viajeros que recorren Andalucía.

  • Share:

1 comentarios