Cómo disfrutar al máximo un viaje en familia a La Isla de Margarita

By Brida - 23 junio

Desde que Davicito vive en Margarita, sobran las razones para planear una escapada a La Perla del Caribe.

En esta oportunidad, me fui con los viejos.  Como el cumpleaños de Davicito cae en temporada baja, el precio en la posada y del alquiler del carro tenía una tarifa más económica.

Investigando en TripAdvisor sobre los mejores hoteles en Margarita, llegué a Costa Linda en Playa El Agua. Ganador del premio Travellers' Choice™ 2014, ocupa el primer lugar de diecisiete hoteles en esta playita de aguas revoltosas y arena blanca.

La tarifa para dos personas, por habitación en planta baja, por noche era de 1490 Bs.  Como la habitación tenía dos camas matrimoniales, por cada persona adicional el recargo era de 400 Bs y nos dieron un 10% de descuento porque cancelamos en efectivo.  Las habitaciones con balcón tipo superior, tienen un costo de 500 Bs. adicionales por noche.  Al final del día, sólo nos interesaba descansar; así que la habitación sencilla era perfecta.

Piscina del hotel

Habitación estándar
La tarifa incluye un desayuno Buffet, además de toallas para llevar, sillas y toldos en Playa El Agua.  Por 300 Bs, te alquilan el control electrónico para el portón del estacionamiento.  Este monto es reembolsable al retornar el control.  Una de las sugerencias que comentó mi mamá, es habilitar un acceso que comunique el estacionamiento con el hotel; también podrían ampliar el acceso a internet hasta las habitaciones (la cobertura del router sólo abarca los alrededores de la recepción).


Desayuno tipo buffet
Con respecto al carro y en búsqueda de la economía, opté por Bakhos que tenía una tarifa un poco más accesible por un vehículo automático.  Como dicen por ahí, "lo barato sale caro".  Tuve que cambiar el carro en dos oportunidades por múltiples fallas mecánicas y eléctricas.  Y para colmo, cuando lo devolví (11 am), me querían cobrar horas adicionales porque debía entregarlo a la misma hora a la que lo busqué (9 am).  Cuando les recordé el tiempo que perdí yendo al aeropuerto a cambiar el carro, me exoneraron dicho pago.

El día 1, almorzamos con Davicito en La Casa de Rubén, en plena Av. Santiago Mariño.  Un restaurancito bastante típico, con excelente ambiente y una atención de primera.  De entrada pedimos una Ensalada Catalana, con ruedas de tomate margariteño, lonjas de aguacate y "reina pepiada" de Catalana, un pez de piel anaranjada, abundante en las costas venezolanas.  También nos trajeron un casabito especial al horno, con queso, trocitos de tomate y pesto.  Ambos platillos divinos y servidos al instante.


Ensalada Catalana

Casabe especial
De principal, mi mamá y David pidieron Pastel de Chucho, acompañado de arroz con chipichipi y tajadas de plátano maduro.  Yo pedí los Calamares Guaiqueríes que estaban deliciosos.  Para cantar cumpleaños pedimos una Tres Leches, muy rica.  Y lo único que podrían mejorar, es el papelón con limón; estaba muy "papelonsoso", tuve que exprimirle unos cuantos limones para que no me empalagara.



Pastel de Chucho

Calamares Guaiqueríes

Torta Tres leches

¿La cuenta? 1500 Bs.  Y el valor agregado... fue el sitio favorito de mi mamá durante todo el viaje.  Eso definitivamente no tiene precio.

Aprovechamos la tarde para dar vuelticas e ir a los centros comerciales.  En la noche, teníamos una reserva en Casa Caranta en Pampatar.  Los platos preferidos fueron la Ensalada Mango Tentación y los principales, a base de pastas caseras, Fetuccine Salmón Thai y Fetuccine a la crema con lomito.  


Atún Ponzu
Tentación de mango
Fetuccine con lomito a la crema

Salmón Thai
Mi plato también me fascinó, un Dorado al curry acompañado con puré de plátano.  Exquisito.  Y los mojitos de la casa, con yerbabuena y jengibre.  Súper refrescantes.  El Atún Ponzu era totalmente distinto a lo que imaginaba.  Tenía en mi mente unos cubos de atún sellados por fuera y cruditos por dentro, bañados en ajonjolí y resultaron ser unos trozos de atún tempurizados.  Y los postres a mi parecer, estuvieron normalitos.  ¿La cuenta? 2900 Bs para 5 personas.


Dorado al curry

Torta de chocolate
Al llegar al hotel, subimos a la terraza pensando que tenían kareoke.  Resulta que una familia había contratado a Lobsang Borges, quien canta igualito a Gilberto Santa Rosa para animar el cumpleaños de una de las huéspedes.  Nos recibieron con simpatía, y para nuestra sorpresa Luis Raven, ex pelotero venezolano y Martha Rodríguez Miranda, Directora General del Circuito FM Center, eran parte de los invitados.  La pasamos genial y lo más importante fue que Davicito cerró con broche de oro su cumpleaños No. 22.

El día 2, pasamos por el Mercado de Conejeros, mi papá y yo nos tomamos un par de "Er Re Bull Margariteño" (con fresas, mora, tomate de árbol, guayaba y parchita) por 60 Bs, compramos algunos souvenirs para Sebastián y nos fuimos a dar una vuelta por La Asunción.


Boulevard 5 de Julio
La Asunción es la capital del Estado Nueva Esparta, fue fundada en el año 1592.  Su catedral es una de las iglesias más antiguas del país, fue construida en un estilo mudéjar y está ubicada en pleno casco histórico.  Otros puntos de interés son el Museo de Nueva Cádiz y el Castillo de Santa Rosa de la Eminencia, que data de los años 1600 y sirvió de calabozo a la heroína Luisa Cáceres de Arismendi.

Catedral de La Asunción

Castillo Santa Rosa

Castillo Santa Rosa
Para almorzar, les recomiendo Café D'Abolengo, ubicado al inicio de la Calle Unión. En esta hermosa casa nació Grettel Silva, su propietaria.  El lugar está repleto de detalles y de tradición, es el sitio ideal para degustar un menú típico a un precio accesible.  Nos atendió Marjorie, una chica súper atenta quien nos leyó la carta y nos sirvió cada plato al momento.  De entrada, un minestrone de arvejas amarillas, como plato principal tenían pabellón margariteño y pasta amatriciana y de postre, dulce de lechosa, chantilly (gelatina cremosa) de fresas y jalea de mango.  De tomar, tenían papelón con limón y fresco de avena.  Todo estuvo impecable.


Grettel Silva, propietaria de Café D'Abolengo

Pasta Amatriciana

Pabellón margariteño

Postres
Más tarde, fuimos por un par de cupcakes y unos tecitos de hierbas milenarias en Keik Cupcakes.


Un tecito en Keik Cupcakes

Red Velvet y Manzanas
El día 3, emprendimos un viaje a "donde el viento se devuelve", la península de Macanao.  Al cruzar el puente de La Restinga, encontramos el Parador Turístico Crucero Macanao, donde nos refrescamos con dos cocadas y un coco frío por 110 Bs.  Rodamos y rodamos, hasta llegar a Punta Arenas.  Valorada como una de las mejores playas, nos sorprendió con su fuerte viento, olas regulares y franja ancha de arena dorada.  Muy solitaria en temporada baja y un poco fría.  Alquilamos un toldo con dos tumbonas por 150 Bs. y al rato, cuando llegó Augusto con su familia, decidimos irnos a El Yaque.


Cocadas en la vía a Macanao

Punta Arenas

En El Yaque, el agua es mucho más tranquila y transparente, hay servicios de restaurantes y baños públicos.  Nos querían cobrar 300 Bs por un toldo y dos tumbonas y al final lo dejaron en 250 Bs.  Pasamos un buen rato y aunque me quedé con ganas de probar el Mojito con Espumante de Beach Bar, toca volver en una próxima ocasión.


Playa El Yaque

Luego fuimos a visitar a la Virgencita del Valle, dimos gracias por tantas bendiciones y después fuimos por más cupcakes en Keik.  Esta vez probé el de zanahoria con trozos de piña, de muerte lenta.  
Cupcake de zanahoria y trozos de piña en Keik
El plan era almorzar/cenar en Pola, pero estaba cerrado por un evento privado.  Así que terminamos comiendo en Arturo's en el Costa Azul.

El día 4, domingo y a punto de terminar nuestro viaje, manejamos de nuevo hasta El Yaque y tomamos una lanchita para Coche.  La lancha cobra 200 Bs por persona (ida y vuelta) más 50 Bs por estacionar el carro.  


Playa La Punta, Coche
La islita está muy bonita, la arena es más clara y el agua transparente, pero un poco fría.  Por 200 Bs alquilamos un toldo viejito pero grande, con tres tumbonas, una silla y una mesa.  Baratísimo, ¿no?

Isla de Coche
Queríamos hacer snorkeling (250 Bs por persona, a 6 minutos de Playa La Punta), pero al final no cuadramos.  También se hace un recorrido por tierra, por San Pedro, el cementerio de ostras, Playa El Amor y otros sitios de interés.  Como mis papás fueron a finales del 2013 con Davicito, preferimos ahorrarnos el paseo e instalarnos en la playita.

¿Puntos de mejora? No hay baños públicos, los hoteles sólo prestan servicio de restaurantes a sus huéspedes, los kioskos no tienen punto de venta y en Junio hay muchísimas "agua malas".  Así que con el poco efectivo que llevamos, amortiguamos con empanadas (20 Bs c/u) y piñas coladas (50 Bs).


Agua mala "buena", al parecer las rojas son las peligrosas

Regresamos tipo 4 a El Yaque y de ahí nos fuimos a ver el atardecer en Juangriego, donde almorzamos a orillas del mar en El Bonguero ubicado en la Calle El Fuerte frente a la Bahía.


Desde las mesitas de El Bonguero


Hervido de pescado

Pescado rebosado
Tenía antojo de hervido de pescado, así que lo pedí como entrada.  Nos trajeron unas arepitas de maíz pilado y pancito.  Mi papá pidió una Fosforera, mi mamá y Davicito filete de pescado rebosado, y yo una rueda de carite.  La comida tenía muy buen sabor y la atención fue estupenda.  De postre, compartimos un quesillo casero y una jalea de mango de San Juan que estaba soberbia.  ¿La cuenta? 994 Bs.  Me pareció súper bien, por la ubicación, la calidad de la comida y el servicio.  100% recomendado.




Rueda de carite

Fosforera

Jalea de mango, quesillo y ron poncigué

Seguidamente subimos al Fortín y contemplamos una vista espléndida de la ciudad mientras caía el sol.



Atardecer desde el fortín de Juangriego


Bahía de Juangriego



De regreso, fuimos por un helado artesanal en Dolce Roma.  Un lugarcito bien simpático ubicado en la principal de Pampatar.  Pedimos tres barquillas dobles y una sencilla, por 320 Bs.  Muy ricas.  Como dato curioso, comparten sus ingredientes con la heladería Cine Citta en el Sambil.  La diferencia es que en esta ultima hay mucha más variedad.


Gelateria italiana Dolce Roma
Volvimos al hotel a descansar y a prepararnos para regresar a casa el Lunes a mediodía.

Un viaje inolvidable, cargado de maravillosos recuerdos, en familia, sin lugar a dudas una experiencia para repetir muy pronto.

  • Share:

0 comentarios