Viernes para enamorarse en el Espacio Suizo

By Brida - 13 abril

El punto de encuentro entre Venezuela y Suiza es sin lugar a dudas el evento gastronómico de los viernes patrocinado por la Fundación Espacio Suizo (FUES) en el piso 6 de la Torre Europa en Campo Alegre.

Todos los viernes desde las 12 del mediodía hasta las 3 de la tarde, la FUES abre sus puertas al público en general y ofrece los platos más emblemáticos de la gastronomía suiza como la raclette y la fondue de queso, así como otras exquisiteces, vinos y postres.

Decidimos conocerlo el Día de los Enamorados y preferimos llamarlos para reservar.  Para nuestra sorpresa (y ante las circunstancias, ese día hubo marchas y disturbios), el sitio estaba ocupado a la mitad, algunos ejecutivos suizos, una Señora suiza con dos invitadas venezolanas y otro par de mesas ocupadas por venezolanos.  Nos recibieron con gentileza, el ambiente es sencillo y acogedor, mesas de madera con manteles rojos, blancos y algunos azules, campanas de vaca y adornos alusivos a este interesante país famoso por sus relojes, chocolates, quesos, montañas y mucho más.

Ese día tenían un menú especial que constaba de una deliciosa crema de auyama, un fresco mezclum de lechugas con crocantes de tocineta, queso y crutones de pan, milanesa de pollo a la Suiza y un suave puré de papas.  También tenían como opciones para compartir la Raclette y el Fondue de Carne.

Crema de auyama
Ensalada del día
Nos llamó la atención el menú y cada uno pidió el suyo, acompañamos con un par de copas de vino y nos agradó que nos atendieran con esmero y rapidez.

Milanesa a la suiza
La comida tenía muy buen sabor y una presentación impecable.

De postre tenían: Tres leches, Bizcocho de limón con helado, Torta de zanahoria, Enrollado de chocolate y quesillo.  Quizás esperaba algo más típico suizo, pero nos gustó la diversidad y nos provocó la Tres leches y el Bizcocho de limón con helado.  Estaban divinos, de hecho también ofrecen tardes de tortas y café.  Una opción ideal para los que trabajan en el mismo edificio.

Torta tres leches

Bizcocho de limón con helado

Como "las pequeñeces hacen la perfección en el buen servicio y la perfección no es una pequeñez", la cuenta vino con dos maravillosos chocolaticos Lindt.  Me encantó el detalle.  

Pagamos 920 Bs por dos menús, dos copas de vino y dos postres.

Definitivamente me gustaría volver y compartir una fondue de queso, espero que ese Viernes llegue pronto.

  • Share:

2 comentarios