Miércoles de Curry en Caracas Curry Club

By Brida - 12 octubre

Para mi entrada #51, escogí una salidita entre amigos que hicimos esta semana.  Como hay múltiples razones para compartir y celebrar, esta vez quisimos intentar algo diferente... Una degustación de Curry.


Sinceramente pensaba que el curry era una especia más como la pimienta o el orégano... y resulta que este término también se usa para describir diferentes platos originados en las cocinas del sureste asiático, a base de carnes o vegetales servidos con arroz o pan.

¿Cómo llegué a Caracas Curry Club? Luego de leer el artículo "Morder a Caracas" vía Twitter donde mencionan otras tres movidas gastronómicas caraqueñas: Vaca Vieja, Gastropop y Cuatro Gatos.  Indagando un poco más, resulta que en Casa Manolito los miércoles son de Caracas Curry y los jueves de Vaca Vieja.  A partir de las 7 pm, esta gente sirve su comida, monta su tarima + galería (en el caso de Vaca Vieja) y se adueña del lugar un día a la semana.

Casa Manolito está ubicada en la misma calle de Little Rock Café, en la sexta avenida de Altamira justo antes de llegar al retaurante Altamar.  Para comodidad de los comensales, ofrecen valet parking y Wi-Fi.  Justo al lado está una discoteca llamada "The Place" que sirve de extensión a Casa Manolito y por lo que vimos se llena.

Este Club fue creado por Andrew y Stella.  Andrew es un británico de padre escocés y madre irlandesa, entiendo que Stella es venezolana.  Ambos dieron forma a esta fantástica idea para atender eventos de la comunidad británica en Caracas y fue hace pocos meses cuando legitimaron el Caracas Curry Club.

Pedro y Gaby apartaron mesa tipo 7:30 pm, luego llegaron Yese, Víctor, Maga y Xavier.  Al rato nos incorporamos los que faltábamos: Marci, Karen, Emil y yo.

Para tomar, nos ofrecieron refrescos, agua, Cuba Libre y Pimms.  El Pimms es una bebida espirituosa de origen inglés introducida en el mercado hace casi 200 años.  La receta original del Pimm's No. 1 Cup sólo es conocida por seis personas y se dice que está preparada en base a ginebra, menta y algunas frutas.  Esta clásica bebida estival es servida como aperitivo y en eventos deportivos como el Wimbledon, tiene color de té y su sabor es increíblemente dulce.  Supongo que hace un buen contraste con el picante del Curry.

Algunos arriesgados pedimos el Pimms y aunque no era para tomárselo fondo blanco, la idea era probar algo nuevo y hacer la degustación como el Club manda.

La comida es tipo buffet, te sirven un plato bien generoso con porciones de diferentes preparaciones y la sugerencia es recorrer la degustación en sentido contrario a las agujas del reloj (empezando con la carne, terminando con el pollo).  El Curry de esta semana invocaba sabores y aromas del Norte de la India: Chana Palak, Dhal Makhani, Chicken Balti, Beef Rogan Josh, Saffron rice, Samosas, Chutney y Raita.

Buffet de comida del Norte de la India

El Rogan Josh se traduce como "aceite caliente" en persa, siendo esta la clave para lograr un robusto Beef Rogan Josh que es un estofado oriundo de Kashmir.  El Dhal Makhani es un potaje de varios tipos de lentejas, a mi gusto, quizás el Curry más picante de la desgustación.

Un poquitín de Chutney de lechosa aparentemente dulce pero muy picante en el fondo, coqueteando a las 12 en punto con los Curry.

Luego el Saffron rice, que es un arroz amarillo bien fragante preparado con azafrán y caldo de vegetales.  Muy rico, neutral y servido en el medio de los Curry para provocar un balance perfecto.  Me ancló con La Casa de Esther en Margarita.

Sobre esta cama de arroz, una deliciosa empanadita bien crujiente y con un relleno suave.  La Samosa fue la consentida de nuestra mesa, a todos nos gustó y nos faltó iniciativa para pedir una ración extra para compartir.

El Chana Palak es un sustancioso plato a base de garbanzos y espinaca proveniente de la región de Panyab (entre la India y Pakistán).  Enseguida eChicken Balti, que es uno de los Curry preferidos por los ingleses.  Se cree que su origen proviene del norte pakistaní, es una especie de pollo salteado en salsa con hierbas frescas y verduras.  

El punto final del plato fue una refrescante Raita que es una salsa a base de yogur, pepino, menta, cilantro y mostaza (del hindi "rai") que vino bien con las Samosas y para mojar el pollo.

Caracas Curry Club

Y aunque los sabores fuertes y picantosos no se llevaron bien con las niñas de la mesa, los caballeros se comieron todo, más y casi todo... empezando por Marci (que también se comió el plato de Karen), Pedro (aunque terminó deshidratado y se tomó como tres bebidas), Víctor (que dejó lo necesario para no pasar por maleducado), Xavier (que es cliente frecuente de Casa Manolito) y Emil (que empezó diciendo que le gustó y terminó diciendo que ya no podía más con el picante).

Sin embargo, los platos a nuestro alrededor eran devueltos completamente vacíos a la cocina.

Definitivamente una excelente opción para quienes aman el picante, los imponentes sabores asiáticos y para quienes buscan algo nuevo a un costo accesible (240 Bs por plato, incluye IVA y servicio).  La atención me pareció apropiada, tienen musiquita de fondo a volumen bajo (lo cual es bueno para ponerse al día y echar cuentos) y aceptan efectivo, débito y crédito.  Dependiendo del Miércoles, pueden servir comida africana (dicen que es aún más picante) y tailandesa, sus recetas recorren el mundo en busca de curry y tienen un repertorio con más de 30 platos distintos.

Foto con Manolito
Al salir, le tomé una fotico al grupete con Manolito y algunos nos fuimos a la Heladería 4D que está en la cuarta avenida para olvidar el picante y saborear una maravillosa barquilla de dos sabores por 80 Bs.  El dato de interés: cierran a medianoche.

  • Share:

2 comentarios

  1. Saludos, todos.

    Soy muy aficionado del curry pero mi visita al Caracas Curry Club fue algo desilusionante. No quiero criticarlo sino solamente evitar que otros lleguen sintiéndose desilusionados.

    Fui un miércoles con mi esposa, finales de abril del 2015. Caminando desde la estación de Metro "Altamira" tuvimos que caminar mucho en la oscuridad para llegar, pasando por calles solas, con algo de temor, honestamente. Luego de caminar como diez cuadras creo, y dar varias vueltas, y preguntar a la gente varias veces en el camino, cómo llegar, encontramos el sitio.

    Habíamos oido que era un restaurante preferido por los ingleses, y esperábamos hacer algunas amistades entre ellos, pero al llegar a la Tasca no vimos a ningún extranjero. Había relativamente pocos clientes. Había un bar pequeño, un televisor en la pared, y nada muy interesante para mí. Era un lugar relativamente oscuro.

    Habíamos oido que ofrecían un "buffet" a cierto precio, de comida hindú. La primera sorpresa fue que no era un "buffet" en el sentido de que uno se sirva a sí mismo, o que repita cuánto quiera por un solo precio, como en los EE.UU. Solamente que la comida estaba sobre una mesa céntrica, y que los mismo mesoneros servían a los clientes que esperaban en la fila. El precio había disparado a Bs.800 por persona. Cuando les pregunté si se permitía repetir me dijeron que lamentablemente no.

    De verdad la comida no era hindú sino algo africana, según lo que me dijeron, y por cierto decente, pero no tan especial que deseáramos volver en otra oportunidad desde Sabana Grande por esa hora.

    Por cierto las calles en ese sector son limpias, y hay varios restaurantes cerca que parecen ser relativamente nuevos. Si usted tiene carro particular, y varios amigos para acompañar, seguro que puede hacer la visita algo especial. Si no, no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado lector!!

      Gracias por compartir tu experiencia en Caracas Curry. Es una lástima que no cumplió tus expectativas. Espero puedas darles una segunda oportunidad.

      Saludos!!

      Eliminar