Dónde rumbear a más de 2150 metros sobre el nivel del mar

By Brida - 24 julio

Cabina Bar & Lounge es una propuesta nocturna que entró en la movida caraqueña en Octubre del 2012.  Con la mejor vista de Caracas, está ubicado en las instalaciones del teleférico a unos 2150 metros de altura sobre el nivel del mar.


Cabina Bar & Lounge

Tiene capacidad para 200 personas y está abierto de Jueves a Sábado desde las 8 pm hasta las 2 am.  La taquilla donde venden las entradas abre justo a las 8 pm y la recomendación es que llegues al menos media hora antes, porque se hace colita, sólo venden entradas a las personas que estén allí y cierran cuando se acaben los 200 cupos.

La entrada cuesta 165 Bs e incluye el traslado ida y vuelta en teleférico y un trago de bienvenida tipo fruit punch.  Antes de subir, puedes prepagar el estacionamiento, a un costo de 15 Bs por el tiempo que estés.  También me fijé al bajar, que hay una línea de taxi dentro del estacionamiento.

Era el cumple de Carlos, así que decidimos conocer un sitio nuevo y definitivamente, Cabina Bar fue nuestra mejor elección.

En plena subida, me enteré del Mausoleo del "Dr. Canoche" quien inventó una fórmula misteriosa a base de cloruro de aluminio para embalsamar cadáveres sin necesidad de extraer sus órganos.  Este enigmático personaje momificó a familiares, conocidos e incluso a él mismo.  Un cuento un poco aterrador para un recorrido con varios precipicios, total oscuridad y el susurro del viento meciendo nuestra cabina.

Ya en la cima nos recibieron amablemente en la entrada del Bar, entramos casi de primeros así que escogimos un buen espacio en el ambiente interior iluminado con una luz azul eléctrico y decorado con bonitos muebles blancos.  Al fondo tienen la barra y en una esquina la DJ mezclando buena música, variada y para todos los gustos.  Tienen también una terraza espectacular, que me pareció más romanticona que para compartir con amigos.  Mesitas para dos, friito y una vista panorámica de la ciudad.. quizás para una próxima visita.


Ambiente interior

La carta para picar está variada y los precios oscilan entre 80 y 151 Bs, ofrecen carpaccios, tequeños, chupetas de pollo, trilogías de arepitas y mucho más.  Nosotros pedimos los tres tipos de degustaciones: la criolla, la mediterránea y la peruana.  La que más me gustó fue la venezolana, que venía con arepitas, empanaditas y cachapitas... divinas.  La mediterránea era un plato de quesos y fiambres y la peruana venía con un ceviche normalito y un carpaccio que no nos gustó mucho.

Degustación criolla
Degustación mediterránea
Degustación peruana
También pedimos una ración de tequeños de plátano que estaba deliciosa.  De hecho, luego pedimos otra de plátanos y una de tequeños tradicionales.  Para mi, fue lo más rico de todo lo que comimos.


Tequeños de plátano
En cuanto a licores, tienen una larga lista de cócteles clásicos y de innovación, vinos importados y nacionales, servicios de whisky, ron y vodka.  Nosotros pedimos una botella del vino francés J.P. Chenet, un servicio de ron Santa Teresa y cuando todo se acabó, cada quien pidió un trago a su gusto.

Lo que rescato del sitio: 1) el ambiente es bien diverso, no vi discriminación por tipo de vestimenta, preferencia sexual o edad, 2) excelente selección musical, 3) tienen WiFi libre y 4) los tequeños de plátano.

Lo que mejoraría: 1) los baños de adentro y los de afuera estaban sucios y sin agua, 2) quizás colocaría en la terraza unos faroles de calefacción como los que usan en Azahar.

¿La cuenta? 3600 Bs, 7 personas. ¿Las foticos? Cortesía de Yesi.  ¿Volvería? cuando tenga ganas de salir a bailar.

  • Share:

1 comentarios