Arte, Naturaleza y Sushi, lo que más me gusta de Caracas

By Brida - 15 julio

Me encanta conocer sitios nuevos y si se trata de lugares con historia, arte, cultura y naturaleza, aún mejor.

Hacienda La Trinidad
Así fue como llegamos a una de las haciendas más antiguas del país: Hacienda La Trinidad, ubicada en la Calle Rafael Rangel Sur (segunda calle después de la Procter & Gamble a mano izquierda), Urbanización Sorokaima en La Trinidad.

En este "bien de interés cultural" se cosechaba caña de azúcar, tabaco, cacao y café.  Las construcciones del Trapiche y los Secaderos se remontan a los siglos XVII y XX, respectivamente.  Luego de su restauración en el año 2012, abrió sus puertas al público para conjugar galerías de arte con literatura, exquisiteces enogastronómicas, árboles y mucho verde.

Su programación varía día a día, así como su Menú en Alfresko.  Este cafecito ubicado en el Secadero 4 está abierto de Martes a Sábado de 10 am a 7 pm y los Domingos de 11 am a 4 pm. Aparte del menú cambiante, tienen carpaccios, ensaladitas, ceviches mixtos, sopas, sandwiches y empanaditas.  Este lugarcito es ideal para comprar exquisiteces venezolanas e importadas como: bocconcinni de queso de búfala, sales saborizadas de merlot, tocineta, ron y otros sabores modernos, pan de pita tostadito, mieles y mermeladas, galletitas, chocolates, tortas y ponquecitos.
Librería Sopa de Letras

Otro Secadero que me encantó fue el número 6, la Librería Sopa de Letras con dos niveles: literatura infantil y literatura para adultos.  Ofrecen cuenta cuentos, talleres y conversatorios en un espacio bien acogedor y colorido que te invita a la lectura.  También venden curiosidades y si compras algún artículo para regalar, te lo envuelven súper bonito.

Jardines espaciosos en contraste con los ladrillos y las flores que cuelgan de los techos, este tipo de arquitectura que te traslada muchos años atrás, cuando todo era distinto.
Artesanías

Hay una tiendita donde venden artesanías típicas de nuestro hermoso país, tienen piezas talladas en madera, textiles, orfebrería, máscaras, sombreros y muchas sorpresas más (como el famoso "girador" para las arepas que me encargó mi mamá cuando fui a Carora).

Tenían una exposición de fotografía, una colección de pergaminos antiguos y en la Casa Vieja, pintura, artefactos que producen sonidos extraños y una impactante muestra de Eduardo Gil, artista emergente venezolano, titulada "Lecturas de saliva, sudor y lágrimas.  Según el texto pintado en la pared, "para este proyecto fueron canjeadas almohadas nuevas por usadas en dos orfanatos y un hospital de niños de Caracas.  Las almohadas fueron usadas y exhibidas ante un grupo de videntes, quienes revelaron su visión sobre los niños que durmieron en ellas".  Aún más estremecedor es que puedes escuchar simultáneamente las revelaciones de los videntes a través de las cornetas instaladas en cada almohada.  Simplemente estentóreo.

Luego de este contacto con la abstracción del arte, lo natural y lo anti natural... con muchísima hambre, decidimos ir a almorzar.

Para seguir con la nota cultural y como estábamos cerca, quisimos ir a Casa 22 en El Hatillo.  Pero la cola nos desanimó un poco y justo en la esquina del semáforo de la Procter, vimos un anuncio de Arrecife, el Bistró recomendadísimo por @susherito y @Co_cinero en el centro comercial de Alto Prado donde queda Locatel.

Nos gustó mucho el ambiente, tienen una terraza techada con musiquita y todo.  Preferimos sentarnos adentro, que es más íntimo y acogedor, enseguida nos atendieron.  Para tomar, puedes escoger en una amplia variedad de vinos y otras bebidas alcohólicas, así como jugos 100% naturales (detesto los que son a base de concentrados).

La carta irresistible a cualquier "sushi lover" ofrece una moderna fusión gastronómica con sabores latinos y asiáticos.  Todos los platos cautivaron nuestra atención y abrieron nuestro apetito, tienen entradas frías como: Ceviche con mango, mandarina y leche de coco, spring rolls en chutney de tamarindo, ocurrentes entradas calientes como: Dedos de queso de cabra servidos con mermelada de tomate, Vieiras traviesas en salsa blanca picante, crepes y croquetas, una fresca sección de Nigiri, Sashimi, Hosomaki y Temaki, Ensaladas de mar y de tierra, Chupe y sopas de mariscos, Menú infantil, Platos principales a base de pescados, pollo y lomito acompañados con dos contornos, Sugerencias del día, Rolls de 5 y 10 piezas y atractivos Postres como: Crepe de nutella, Tentación Thai, Dulce de Merey, Pie de limón y helado.

Galaxea Especial
Para empezar, pedimos una Galaxea Especial (lonjas de salmón empanizadas en coco con queso crema, aguacate y cebollín).  Y como el antojo era de rolls, nos anclamos en la letra "C" de esta creativa sección ordenada alfabéticamente.  Ordenamos tres platos para degustar las costas venezolanas, del Estado Aragua: Choroní (langostinos, salmón y cangrejo empanizados con masago, queso crema, cebollín y tope de cangrejo) y Cuyagua (rol de plátano sin arroz, cangrejo empanizado, queso crema, aguacate y cebollín con tope dinamita) y de Los Roques, Crasquí (atún, salmón, queso crema y cebollín con tope de langostinos y cangrejo).

Choroní
Crasquí
Cuyagua
El arroz estaba en su punto, el plátano dulzón y maduro, la presentación impecable, los cortes de pescado frescos y limpios, un éxtasis de sabores en cada bocado.  La atención muy rápida y amable, hasta la chica de la caja estaba sonriente.

¿La cuenta? 527,99 Bs, incluyendo una entrada, tres bebidas (un refrescante te verde, un jugo de parchita natural divino y un agua mineral), un plato de seis rolls (el de plátano) y dos de cinco.  No estuvo nada mal.  ¿Volvería? Ya estoy planeando la próxima visita.  El tip del día: si te quieres ahorrar el pago del estacionamiento, los domingos está libre.

  • Share:

1 comentarios

  1. Que interesante esa Hacienda La Trinidad! Te Felicito, eres muy buena relatando tus vivencias!

    ResponderEliminar